TRASLATE

martes, 28 de febrero de 2017

RONDA-ESTACIÓN DE BENAOJAN. GRAN SENDA DE MÁLAGA





El sendero transita por muy diveros firmes: carriles asfaltados, pistas de tierra, veredas terrizas y senderos peatonales enlosados. Tiene una longitud muy asequible y un perfil en dientes de sierra con un par de descensos prolongados y otras tantas subidas. Indudablemente nos encontramos en la Serranía de Ronda.

El trazado que la Gran Senda de Málaga utiliza para conectar los núcleos de población de inicio y finalización son el Camino de los Molinos y el Camino Viejo de Ronda.

El primero recorre la Hoya del Tajo, una depresión situada a los pies del Tajo de Ronda por la que circula el Río Guadalevín. El sendero parte de un farrallón rocoso, se dirige principalmente hacia el norte hasta el kilómetro 2 y gira al oeste para subir al escarpe situado al otro lado del valle, el Puerto de la Muela. A partir de ese punto coincide con el camino tradicional de Benaoján y con el de Montejaque (que bajan en busca de la junta de los ríos) pero este útlimo se escinde al cruzar el paso a nivel sin barreras y entonces el GR-249 toma dirección sudoeste. Esto sucede en el kilómetro 5.

El GR acompaña en el tramo siguiente al recién estrenado Río Guadiaro pero para llegar a Benaoján sube por un bonito sendero con trozos empedrados hasta el Puerto de Ronda.

Bajo estas grises rocas circula el Sistema Hundidero Gato. Antes de llegar al destino en la pedanía de la Estación se pasa por el pueblo de Benaoján, desde el que se toman senderos peatonales en descenso hasta el nivel del río Guadiaro de nuevo.
Lo mejor

El GR-249 permite al senderista recorrer la Hoya del Tajo, el valle excavado por el Río Guadalevín, y su imponente Tajo salvado por el famoso Puente Nuevo en la angostura del cauce, una de las estampas más reconocibles de Andalucía. Los Molinos del Tajo, las huertas tradicionales y el Parque Periurbano de la Dehesa del Mercadillo se van dejando sucesivamente al lado del sendero.

El recorrido acompaña al Río Guadalevín por la Hoya y luego lo recupera cuando recibe el caudal del Río Guadalcobacín para comenzar a denominarse Guadiaro. Tanto los sotos fluviales como el paisaje en sí son de resaltar.

Se pasa muy cerca de la conocida Cueva del Gato, aunque no hay un acceso directo habilitado desde el Sendero, si bien se puede conectar mediante un PR al final. El tramo de sierra está incluida dentro del Parque Natural Sierra de Grazalema.

En los tajos de travertino de Ronda hay dos ferratas equipadas, y en los calizos de Benaoján otras dos y una escuela de escalada, merced a un paisaje muy quebrado como corresponde a las Sierras Béticas.
La zona de la Estación de Benaoján se caracteriza por la abundancia de molinos harineros y de aceite, por sus productivas huertas y por el paso de la línea de ferrocarril Algeciras Bobadilla al lado del Río Guadiaro.







Llegamos a Ronda.

Bajamos por un camino paralelo al puente nuevo.

Parador de Ronda.

Precioso valle a los pies del tajo.


A esas horas de la mañana las temperaturas son bajas.



Panel informativo de la ruta.











Muchos senderistas perdido a la altura de la central electrica por no haber señales.

Central electrica.


Cruzando el río Guadalevin.


Los primeros viñedos rondeños.



Cima del Puerto de la Muela.

Al fondo las sierras del Parque de Grazalema.

Mas cerca.

Pedania de Ronda, ya q1ueda menos.


Buitre

otro.

Muchas granjas ganaderas por el camino.

Mas viñedos.



Tomamos un camino paralelo a las vías del tren y en continuo ascenso.

La senda hacia arriba.


Subiendo el Puerto de Ronda.



Ya falta poco



Un último esfuerzo.


Coronamos el Puerto y vemos las primeras casas de Montejaque.

Y Benaojan.










Estación de Benaojan




Objetivo cumplido.

Un merecido almuerzo.

Callos en el Bar Stop, barato comida riquisima y servicio rapido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada